• enero 12, 2020
  • Sin comentarios
  • 88
  • 11 minutos de lectura

Por Equipo Jurídico «CODEPU» | Prisión política en el Chile que despertó 

Una de las consecuencias de la cadena de sucesos que han acontecido desde el 18 de octubre es el importante…

 Por Equipo Jurídico «CODEPU» | Prisión política en el Chile que despertó 

Una de las consecuencias de la cadena de sucesos que han acontecido desde el 18 de octubre es el importante número, de personas que han sido detenidas y enjuiciadas por su participación dentro de las protestas sociales. Por un lado, las Fiscalías le han imputado una serie de delitos y por otro han debido enfrentar las situaciones que se dan ante los Jueces de Garantía.

por *Equipo Jurídico de CODEPU
Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo

Esto ha provocado todo un debate sobre si corresponde o no la calificación de presos políticos respecto a estas personas cuando quedan en prisión preventiva.

Un segundo punto de debate surge respecto a la situación de vigencia de los principios del debido proceso y de juzgamiento racional y justo y del respeto a sus garantías procesales.

Un tercer tema relevante, que no se ha discutido lo suficiente es el trasfondo social que hay respecto a legalidad y conflicto social.

Para definir delito político existen, dos escuelas, la objetiva que pregunta cuál es la naturaleza de los bienes jurídicos afectados y si esta es política, los califica como delito político propiamente tal, pero crea una segunda categoría, delitos comunes conexos a delitos políticos o a hechos políticos, y asimila parcialmente esta última categoría a la primera y la subjetiva, que ve en la finalidad de la acción, en sus móviles la razón de llamar a una infracción de Ley “delito político”.

Bajo ambos criterios, cabe calificar como delitos políticos o comunes conexos a políticos en el peor de los casos a aquellos cometidos en el marco de las protestas sociales.

Aclarada así las cosas y antes que todo hay que tener presente tres grandes elementos.

Primero, el concepto de que una infracción a la legalidad cometida por motivaciones políticas, en general, y salvo dos excepciones, es una conducta que merece menos reproche penal que el delito cometido, como se decía en el siglo XIX, por móviles bajos y egoístas. El derecho penal liberal desde siempre planteó que aquel que comete un delito movido por ideales y para provocar cambios políticos merece un trato más benigno que el que lo realiza por codicia, por egoísmo o por lujuria. Eso está en los textos de los grandes autores clásicos del derecho penal del siglo IXX en adelante. Las dos excepciones que se dan en esto es el terrorismo y la violación a los derechos humanos, en torno a los cuales el trato privilegiado es reemplazado por un trato más duro en Derecho, delitos calificado.

Primer dato duro. En las protestas sociales no ha habido terrorismo, salvo el terrorismo de estado. Incluso los hechos de saqueos son delitos conexos con políticos que tienen en el estricto derecho un trato privilegiado. Así, por ejemplo, como delitos comunes conexos con políticos no aceptan la extradición, porque se entiende que son “tocados” por esta mirada benigna que tiene el derecho penal frente a estos temas. Y eso no lo discute ningún autor medianamente serio que sepa algo de historia del derecho penal.

Por desgracia, aquí en Chile, al revés, se ha tratado de estigmatizar conductas de desórdenes públicos, conductas de alteración y conductas de protestas e incluso algunos delitos comunes asociados a uso con fuerza en las cosas o situaciones de hurto tratando de hacerlas pasar por terrorismo. El terrorismo es el uso de actos de violencia atroz con la finalidad de intimidar a la población. Y aquí no se ha tratado de intimidar a la población, sino que inocular un ánimo de agitación, de resistencia, ante el cual uno podrá estar de acuerdo o no. Entendiendo que a alguien extremadamente conservador le moleste, pero hay que saber y reconocer que eso, en derecho penal, no es objeto de un mayor reproche sino de un menor reproche.

Esto en concreto, en lo que ha sido el tratamiento de las Fiscalías, nos produce un resquemor. Porque en general, reconociendo que las Fiscalías frente a los actos de violencia de estado, que sí es más reprochable, contra manifestantes ha tenido un trato duro. Se ha sancionado a miembros de las fuerzas represivas por graves delitos, pero a la hora de imputar a manifestantes hace plena fe de partes de carabineros, algunos partes imposibles, basta recordar que cuando se vieron algunos videos de situaciones los hechos eran totalmente al revés de lo que sostenía carabineros. Recordamos como ocurre en una de nuestras querellas que en el parte se imputaba lesiones a carabineros y que lo que ocurrió en realidad es que éste se lesionó la mano golpeando a un menor de edad.

Que los fiscales debieran ser coherentes y concluir que si los carabineros mienten y reprimen no podemos usar esas mentiras para imputar y fundar en ellas formalizaciones que se están solicitando para personas que están detenidas y deben elevar los estándares normativos para acreditar los hechos cuando se decretan prisiones preventivas.

Segundo, las personas enjuiciadas tienen que ser objeto de un trato más benigno. En ese orden nos preocupa la gran cantidad de prisiones preventivas. Nos preocupa que personas queden en prisión preventiva por participar en desórdenes públicos mientras otras, funcionarios públicos que reprimen esos desordenes y que lesionan gravemente, quedan con medidas cautelares menos intensas. Este es un problema de distintas varas de medida que son difíciles de explicar.

También lo es, y lo decimos responsablemente, que hay semanas en que todos los imputados quedan con medidas menores y otras veces en prisión preventiva, eso habla que hay fiscales más duros que otros en el tratamiento de esto hechos, movidos por prejuicio político y hay jueces de garantía que son más duros que otros. Aparentemente lo que se requeriría es la designación de fiscales que estén abocados preferentemente y que aseguren la aplicación de criterios similares para que haya igualdad ante la ley. Porque no hay igualdad ante la ley si el detenido depende del Fiscal que le tocó de turno o del juez de garantía que le tocó de turno. Pues hay delitos que son similares y en ocasiones mucho menos graves que otros quedan en prisión preventiva lo que ha producido un problema bastante grave. Hay que pensar que, por ejemplo, en Copiapó, hay más de cien personas que se encuentran encarcelados por actos de protesta social, es la cárcel con mayor número de presos con relación a la población de la ciudad en que se encuentra. Esto según datos de la propia Gendarmería.

Nos preocupa que se use la imputación de graves delitos para ocultar graves abusos que han sufrido los detenidos. Muchos de los detenidos, tras ser duramente golpeados, y torturados, luego son imputados para ocultar el delito de violación de derechos humanos y algunos son procesados por Ley de Seguridad del Estado, que por definición es un delito político.

En ese sentido, creemos que es necesario que se instale la discusión sobre lo que implica la prisión política, el trato que se le da y en el contexto social en que ocurre. El poder judicial debe darle continuidad a una línea coherente y formalizar a carabineros con un trato adecuado y establecido en derecho. A los manifestantes que son detenidos, en nuestra opinión, la mayoría de ellos tienen que ser dejados en libertad porque ejercieron el derecho a manifestarse y aquellos en que se hayan cometido delitos menores sean considerada la circunstancia especial que son delitos de motivación política. Delitos políticos y como tales ser tratados.


LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE LA RAZÓN

*La Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo – CODEPU- es una organización no gubernamental de Derechos Humanos fundada durante la dictadura militar, el 8 de noviembre del año 1980. Desde hace 30 años asiste a las víctimas y los familiares de las víctimas de violaciones a los derechos humanos y lucha contra la impunidad.

CODEPU ES MIEMBRO DE:
• La Federación Internacional de Ligas de Derechos del Hombre (FIDH),
• la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT),
• la Sociedad Internacional para la Salud y los Derechos Humanos (ISSHR),
• la Liga Internacional por los Derechos y la Liberación de los Pueblos.

DIRECTORIO:
Presidente:
Luis Arellano Pastenes
Secretario:
Andrés Vera Quiroz
Tesorera:
Belén Castillo Navarrete
Director:
Mario Gonzalez Rifo
Director:
Dominique Arellano Pino
Director:
Enrique Faúndez Acuña
Director:
Hiram Villagra Castro

Secretario Ejecutivo: Raúl Flores Castillo

Correo: codepu@gmail.com
Dirección: Paseo Bulnes 188 Departamento 62, Santiago Centro, Código Postal: 8330340
Teléfono: (56) 22699 85 40

 

Artículos Relacionados

Los invitaron a un asado y terminaron quemados por explosión de estufa: Víctimas recibirán indemnización de $250 millones

Los invitaron a un asado y terminaron quemados por explosión de estufa: Víctimas recibirán indemnización de $250 millones

SANTIAGO – La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a la parte demanda a indemnizar por concepto de daño moral, a…
¿Llega la viruela del mono a América Latina? Así se preparan los países

¿Llega la viruela del mono a América Latina? Así se preparan los países

Con más de una treintena de casos registrados en Madrid, los países de América Latina ya ajustan sus protocolos para que…
Corte Suprema acoge recurso de amparo por allanamiento que afectó a familia sin relación con investigación penal y establece actuar arbitrario de Carabineros de Ñuble

Corte Suprema acoge recurso de amparo por allanamiento que afectó a familia sin relación con investigación penal y establece actuar…

SANTIAGO – La Corte Suprema acogió el recurso de amparo presentado en contra de Carabineros de Ñuble, por la realización de…