• diciembre 15, 2022
  • Sin comentarios
  • 155
  • 7 minutos de lectura

Alerta por radiación ultravioleta: efectos pueden ir desde quemaduras hasta cáncer de piel

SANTIAGO – Las temperaturas sobre 30 grados Celsius permanecerán hasta el fin del verano 2023, al menos. Serán meses de…

 Alerta por radiación ultravioleta: efectos pueden ir desde quemaduras hasta cáncer de piel

SANTIAGO – Las temperaturas sobre 30 grados Celsius permanecerán hasta el fin del verano 2023, al menos. Serán meses de calor intenso y con índices de radiación ultravioleta extremadamente altos, donde prácticamente todo Chile estará en «riesgo máximo». En este contexto, la protección es fundamental, más aún considerando que el daño solar es acumulativo y la población es cada vez más longeva. Especialistas de la U. de Chile dicen que es necesario un cambio cultural y entregan recomendaciones de cuidados ante quemaduras y el desarrollo de cáncer de piel.

Durante el verano aumentan las temperaturas y la exposición al sol, ya sea de forma recreacional, en la playa, la piscina, estando más al aire libre o por la obligación en ciertos trabajos. En esta época también aumenta la radiación ultravioleta, que se divide en radiación ultravioleta B, responsable del daño agudo de la piel al exponerse al sol, que es la quemadura solar, y que se manifiesta como enrojecimiento, dolor y formación de ampollas, y la radiación ultravioleta A, que es la que causa el daño crónico de la piel expuesta al sol, como -por ejemplo- las manchitas y el cáncer de piel.

Los rayos solares penetran en la piel de los seres humanos con radiación ultravioleta que es capaz de alterar el ADN, fenómeno que provoca mutaciones que pueden llevar a la producción de un melanoma, un cáncer de piel agresivo que puede causar la muerte. La tradición estival de tomar sol para obtener un tono bronceado debe dejarse en el pasado, dicen los especialistas. Necesitamos un cambio cultural, estético y de conducta para prevenir problemas de salud.

La Dra. Irene Araya, dermatóloga del Hospital Clínico Universidad de Chile, dice que las recomendaciones son las mismas que los y las especialistas han insistido hace años: evitar salir al sol en las horas de máximo calor, preferir la sombra, y cuidar especialmente a adultos mayores y a niños y niñas. Protegerse con ropa que cubra la mayor parte de la piel, sombrero y lentes; y usar filtro solar en las áreas expuestas cada tres horas. Lo importante es que realmente se transformen en hábitos para cambiar así las conductas de riesgo. Es necesario también dejar atrás el concepto estético de desear una piel bronceada.

«Lo más importante, más que el bloqueador solar, es que la gente de verdad haga caso a las recomendaciones. Seguimos viendo todos los veranos las playas llenas a la hora de mayor radiación, por ejemplo. Todo el mundo sabe las recomendaciones. Y el segundo mensaje es el tema del bronceado. El bronceado no es saludable, es un grito de la piel que dice ‘estoy pigmentándome para defenderme porque este sujeto -los rayos ultravioleta- me está exponiendo’. Tiene que haber un cambio cultural, estético y de conducta, de lo contrario, tendremos muchos más casos de cáncer de piel en el futuro», sostiene la Dra. Araya.

Coincide este diagnóstico el Dr. Fernando Valenzuela, dermatólogo del Hospital Clínico Universidad de Chile. «Cuando ocurre el bronceado, significa que hubo daño. O sea, la piel no es que se broncea, sino que hay un daño solar que obliga a la piel a buscar sus métodos de defensa contra la radiación. Entonces, no existe un bronceado saludable y broncearse entonces significa que la piel tuvo contacto con la radiación y que produjo un daño».

Existen riesgos que son agudos y otros que son más crónicos o a largo plazo frente a la exposición al sol y las altas temperaturas. Dentro de los primeros está la deshidratación grave o incluso un shock y la muerte, especialmente con adultos mayores e infantes. «Hay una destrucción de los centros termorreguladores que están a nivel encefálico. Se descontrola todo el sistema y aumenta la temperatura del cuerpo, y eso es incompatible con la vida humana. Puede generar un golpe de calor, una falla multiorgánica y la persona puede morir, sobre todo si son personas de edades extremas. Un joven atlético puede resistir más, pero igual puede complicarse. Y lo otro agudo es la quemadura solar, que actúa igual que una quemadura por fuego, hay una inflamación muy importante de la capa superficial de la piel», dice la doctora Araya.

El daño solar también es acumulativo. El tejido va a cicatrizar, pero existen daños a mediano y largo plazo, como el desarrollo de un cáncer de piel, fotocarcinogénesis, que no será inmediato, pero puede presentarse en veinte años más o en solo tres veranos de bronceado si es un melanoma y existen antecedentes genéticos u otra vulnerabilidad. «El sol altera el ADN. El contacto de la radiación solar con la piel y el que capta la radiación, el cromóforo, es el DNA, y ahí es donde se producen las mutaciones. Eso nos puede llevar a una futura producción de un melanoma, por ejemplo, u otro tipo de cáncer de piel asociado al sol. Dependiendo de la forma clínica, puede ser muy rápido de metastatizar y ahí estamos hablando ya de un mal pronóstico, de vida», afirma la Dra. Araya.

Fotoenvejecimiento: la piel envejece antes que la persona

El segundo problema a largo plazo es el fotoenvejecimiento. El sol provoca envejecimiento prematuro, un asunto que se acentúa si consideramos que cada vez el pronóstico de vida es mayor y las personas viven muchos más años.

El Dr. Valenzuela dice que para prevenir el cáncer de piel y el envejecimiento cutáneo lo más importante es evitar la exposición. «Esto quiere decir evitar con una protección física, o sea, estar en la sombra, evitar estar en la intemperie, sobre todo entre las 11:00 y las 16:00 horas, donde el índice de radiación ultravioleta es mayor. Ropa que cubra la mayor parte del cuerpo, usar sombrero, gorro con ala ancha, usar lentes de sol porque nuestro ojo también necesita protección contra la radiación y, de segunda línea porque son menos eficientes, usar protectores solares, que lo que van a hacer es que la radiación que llegue a nuestra piel no se absorba», indica.

«Hay un daño directo del colágeno, claro. Tú cuando te expones a la radiación ultravioleta puedes activar las metaloproteinasas, enzimas que están en la piel y que producen una degradación del colágeno, lo van moliendo, entonces hace que esa piel pierda la estructura, entonces eso significa el envejecimiento. Además de las manchas varias que provoca el sol», señala la dermatóloga del HCUCH.

Artículos Relacionados

Incendios forestales dejan 23 muertes y casi 1.000 heridos

Incendios forestales dejan 23 muertes y casi 1.000 heridos

SANTIAGO – El Gobierno informó que 23 personas han muerto como consecuencia de los incendios forestales que han afectado diferentes regiones…
Pelea mancha la victoria de Orlando Magic sobre Minnesota Timberwolves | Video

Pelea mancha la victoria de Orlando Magic sobre Minnesota Timberwolves | Video

La emoción de la competencia a menudo calienta la sangre y aumenta la adrenalina. Sin embargo, puede contribuir a incidentes bastante…
Veredicto absolutorio en favor de ciudadana haitiana acusada por parricidio que actuó en legítima defensa

Veredicto absolutorio en favor de ciudadana haitiana acusada por parricidio que actuó en legítima defensa

SANTIAGO – El Cuarto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal  de Santiago dictó veredicto absolutorio en favor de la ciudadana…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *