• octubre 22, 2022
  • Sin comentarios
  • 363
  • 6 minutos de lectura

Investigadores del servicio de detección de drogas de la Universidad Nacional de Australia (UNA) identifican una droga ilícita totalmente nueva

Los investigadores tuvieron que realizar procesos de análisis químico de alta complejidad tecnológica. Investigadores del servicio de detección de drogas de…

 Investigadores del servicio de detección de drogas de la Universidad Nacional de Australia (UNA) identifican una droga ilícita totalmente nueva
  • Los investigadores tuvieron que realizar procesos de análisis químico de alta complejidad tecnológica.

Investigadores del servicio de detección de drogas de la Universidad Nacional de Australia (UNA) identificaron, en una muestra enviada para su examen, una droga ilícita análoga a la ketamina, nunca antes vista en Australia y sin información clínica asociada de ninguna parte del mundo. Para revelar la identidad del nuevo fármaco, al que denominaron ‘CanKet’, los investigadores tuvieron que realizar procesos de análisis químico de alta complejidad tecnológica, comunicaron este viernes David Caldicott y Malcolm McLeod, profesores de la UNA. 

En un primer momento la muestra desconocida (X) fue analizada con un espectrómetro de infrarrojos (FTIR, por sus siglas en ingles). Este es un procedimiento estándar en los programas de detección de estupefacientes en todo el mundo, que revela una ‘huella química’ de la sustancia que es posible comparar con más de 30.000 ‘huellas’ almacenadas en bases de datos, en busca de cualquier coincidencia.

Con base en los resultados, el analista Patrick Yates, de la UNA, sugirió que podría ser un análogo de la ketamina relativamente nuevo denominado ‘2-FDCK’. Sin embargo, aún sospechaba que podría tratarse de otra sustancia. Para esclarecer su duda la muestra ‘X’ se analizó mediante una técnica de cromatografía líquida de rendimiento ultra-alto con matriz de fotodiodos (UPLC-PDA, por sus siglas en inglés) con capacidad resolutiva suficiente como para poder detectar diferencias sutiles en la composición y la estructura de las sustancias químicas.

Sin embargo, el desconcierto continuó creciendo cuando la analista Cassidy Whitefield encontró que, aunque la velocidad a la que el químico X se desplazó por el dispositivo de análisis fue similar al análogo de la ketamina, su capacidad de absorción de radiación ultravioleta era diferente a 2-FDCK.

Si la muestra X no era ni ketamina ni 2-FDCK, entonces ¿qué era?

Ante esta situación, la sustancia ‘X’ se sometió a un método llamado ‘cromatografía de gases-espectrometría de masas’ (GC-MS, por sus siglas en inglés), en el que la molécula original se rompe en pedazos para obtener más ‘huellas químicas’. En efecto, se obtuvo esta vez que la muestra ‘X’ estaba estrechamente emparentada con un derivado de la ketamina conocido como ‘fluorexetamina’. Sin embargo, quedaba la duda de que se estuviera ante presencia de dos compuestos con la misma fórmula molecular, pero con los átomos dispuestos de manera diferente.

Estructuras químicas de la ketamina, 2-fluorodescloroketamina, fluorexetamina y ‘CanKet’ – 2’fluoro-2-oxo-PCE.
Malcolm McLeod/UNA

Convencidos de que la identificación requería del empleo de tecnologías más potentes, los investigadores recurrieron al análisis con un espectrómetro de resonancia magnética nuclear que les permitió descubrir que había cuatro átomos de hidrógeno en una posición diferente a la fluorexetamina. Al final, el químico X se denominó ‘2’-fluoro-2-oxo-fenilciclohexiletilamina’. Los investigadores, denominaron finalmente a la sustancia ‘X’ como ‘CanKet’ (‘ketamina de Canberra’).

Trascendencia del hallazgo

Reconocidos expertos en el tema, así como especialistas de la Oficina de Control de Drogas de la ONU y el Centro Europeo de Monitoreo de Drogas y Toxicomanías indicaron que nunca antes habían visto tal sustancia. Una exhaustiva búsqueda reveló que en una muestra forense analizada en China se describió este compuesto con otro nombre. Caldicott y McLeod consideran que, aunque no se conocen todos los efectos farmacológicos, ahora ya se puede identificar a CanKet sin ningún tipo de dificultad, gracias al trabajo realizado.

Artículos Relacionados

El audio filtrado de la canciller chilena y otros impasses diplomáticos del Gobierno

El audio filtrado de la canciller chilena y otros impasses diplomáticos del Gobierno

La ministra de Relaciones Exteriores de Chile, Antonia Urrejola, comenzó sus vacaciones legales y probablemente, no sean las más relajadas que…
El jefe de la ONU afirma que el neonazismo es la mayor amenaza mundial

El jefe de la ONU afirma que el neonazismo es la mayor amenaza mundial

El neonazismo y el supremacismo blanco son una de las principales amenazas a la seguridad interna en varios países, afirmó el…
El robo de cobre: un delito que crece y una legislación insuficiente en Chile

El robo de cobre: un delito que crece y una legislación insuficiente en Chile

Una banda delictiva sustrajo, a comienzos de enero, 12 contendedores que contenían placas de cobre por un valor de 4,4 millones…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *