• marzo 23, 2021
  • Sin comentarios
  • 60
  • 3 minutos de lectura

Por Edgardo Riveros Marín | Los problemas sociales que generan la demora en trámites

Han aumentado significativamente las quejas por las demoras que se producen en las tramitaciones básicas que los inmigrantes deben efectuar…

 Por Edgardo Riveros Marín | Los problemas sociales que generan la demora en trámites

Han aumentado significativamente las quejas por las demoras que se producen en las tramitaciones básicas que los inmigrantes deben efectuar en el Departamento de Extranjería del Misterio del Interior y Seguridad Pública.

Si consideramos los antecedentes que entregan instituciones dedicadas al tema migratorio, como el Instituto Católico Chileno de Migración, el Servicio Jesuita a Inmigrantes o la Fundación Red de Inmigrantes; la demora en el otorgamiento y renovación de visas llega a ocho meses mínimo y comúnmente un año. Por otra parte, la tramitación de permanencia definitiva dura en promedio un año y medio llegando frecuentemente a los dos años, más del doble de lo que ocurría con anterioridad.

Se ha detectado como una causa de lo descrito la digitalización de los trámites, toda vez que esta vía no ha significado en la práctica una simplificación de ellos, sino una traba y constituye fuente de dilaciones. Las consecuencias de esta situación son graves ya que personas con permanencia regular han quedado indocumentadas y con el riesgo de ser declaradas irregulares. Se observa que frecuentemente las propias instituciones oficiales hacen caso omiso del documento que certifica que una visa se encuentra en trámite. Fundadamente se denuncia la producción de un círculo vicioso, esto es, “si no hay visa no hay trabajo y como no se tiene trabajo, tampoco se posee visa”.

Los efectos sociales negativos que agudizan la vulnerabilidad de los inmigrantes son evidentes: no se pueden perfeccionar contratos de trabajo, no se puede postular a subsidios del Estado, se ve obstaculizado el retiro del 10% de los fondos previsionales, no se pueden realizar firmas públicas, entre otros.

Todo indica que es perentorio establecer un protocolo que fije plazos efectivos de respuestas a lo menos respecto a solicitudes de visas, prórroga de ellas y permanencia definitiva. Ello solo será posible si se asume una conducta acogedora y no refractaria respecto al fenómeno migratorio.


LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE LA RAZÓN

Edgardo Riveros Marín – Abogado; Académico Facultad de Derecho de la Universidad Central de Chile (UCEN). Posgrado Magíster en Ciencia Política (Mención en Relaciones Internacionales) y Derecho Internacional Público en la Universidad de Bonn, Alemania. Subsecretario Ministerio General de Gobierno (1990-1997), Diputado de la República (1998-2006) y Subsecretario Ministerio General de la Presidencia (2006-2010).

Artículos Relacionados

Sindicatos del Metro realizan denuncia en Dirección del Trabajo por graves agresiones y reiterativos incidentes en la red

Sindicatos del Metro realizan denuncia en Dirección del Trabajo por graves agresiones y reiterativos incidentes en la red

SANTIAGO – Dirigentes/as y trabajadores/as agrupados en la Federación de Sindicatos de Metro (FESIMETRO), realizan denuncia en la Dirección del Trabajo…
Cae la ‘Chinda’, matriarca del narcotráfico en Honduras

Cae la ‘Chinda’, matriarca del narcotráfico en Honduras

SAN SALVADOR (Sputnik) — La imagen hecha pública podía engañar a primera vista. La señora tenía aspecto de ama de casa…
Esta es la razón por la que los pulpos se torturan hasta morir tras aparearse

Esta es la razón por la que los pulpos se torturan hasta morir tras aparearse

No son la única especie que muere tras reproducirse, pero definitivamente es una de las especies que más lo lleva al…