• enero 15, 2021
  • Sin comentarios
  • 39
  • 4 minutos de lectura

A pesar de las restricciones, candidato «Fabián Caballero Vergara» por el D-8 oficializó su inscripción ante el SERVEL

A pesar de las restricciones, candidato «Fabián Caballero Vergara» por el D-8 oficializó su inscripción ante el SERVEL

SANTIAGO – Cerca de las 17 horas del lunes 11 de enero, Fabián Caballero Vergara realizó, junto a un centenar de dirigentes sociales, el trámite que señala la normativa vigente para postular a un escaño en la Convención Constituyente, el próximo 11 de abril.

Este es un acuerdo histórico, señaló el dirigente sindical, considerando las excesivas regulaciones, restricciones y prohibiciones para que los dirigentes/as sindicales participen con plenos derechos como candidatos constituyentes a la Convención Constitucional, el Partido UPA Unión Patriótica, el Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) PC(AP) y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria – MIR de Chile, junto a un grupo de dirigentes sindicales, han concordado poner a disposición la plataforma electoral de #UPA para asegurar la participación de los trabajadores en dicho proceso:

«Concretamos hoy ese acuerdo político, un gran esfuerzo organizativo  que se manifiesta en esta propuesta electoral, la izquierda chilena, la que no tranza, consecuente y coherente, esa izquierda que resiste  a las injusticias y consecuencias del neoliberalismo, inscribe hoy 300 candidaturas a Constituyentes, Gobernadores, Alcaldes y Concejales. Dentro de ellas nuestra candidatura constituyente por el distrito 8. «

En cuanto a la propuesta electoral y programática en juego, Caballero detalló que, al solicitar el apoyo para las candidatas y postulantes de UPA y del MIR, el propósito es que los trabajadores y los pueblos de chile se aproximen nuevamente al poder: «Nuestra meta consiste en impedir que los cínicos e hipócritas de siempre, aquellos que han concentrado riquezas y privilegios, a costa de las injusticias que recaen principalmente en los trabajadores, no accedan a las instituciones públicas y no vuelvan a dirigir los destinos de nuestro país, garantizando que los pueblos y trabajadores de Chile se aproximen al poder, permite y asegura que las instituciones públicas la  política en general tendrán control popular, asegurando que en la próxima constitución política, los intereses de los trabajadores estarán garantizados.»