• diciembre 19, 2020
  • Sin comentarios
  • 67
  • 3 minutos de lectura

El Fin de la Universidad

Sra. Directora: La situación que vive actualmente la estudiante del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile que…

 El Fin de la Universidad

Sra. Directora:

La situación que vive actualmente la estudiante del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile que escribió un trabajo universitario en que señala alguna “inspiración” en Adolf Hitler, y que por ello arriesga instancias sumarias, es gravosa. Gravosa porque, justamente, ¿qué instancia, sino la universidad, sostenida sobre el libre pensamiento, puede ser la tribuna para la discusión de ideas y no de meras “afecciones” personales?

Lo paradójico de todo esto es que no es mediante argumentos y discursos, asunto propio de la universidad, que se refuta la posibilidad de una admiración cualquiera por determinados personajes o ideas juzgados nefastos, sino que se apela a “sensibilidades a priori” de todo tipo, ya étnicas, ya sexuales, religiosas, o de cualquier índole, para negarse a “evaluar” el susodicho trabajo o informe universitario.

Lo lógico en todo esto, habría sido considerar la argumentación de la estudiante como errada, dando cuenta de ello mediante estudios serios (fuentes, bibliografía, ensayos críticos, que los hay vastamente); como se espera de una instancia universitaria. Resultante de ello, la estudiante tendría una calificación negativa, que la obligaría a reconsiderar sus planteamientos. Pero en vez de ello, el docente se niega a evaluarla por “sentirse ofendido”. Como queda a la vista, se juzga a la estudiante no por el contenido de su informe, pues el rechazo a evaluarlo es lo mismo que decir que de antemano no se ha accedido a él en la única instancia que se le exige, la académica.

Por el contrario, se le ha juzgado por considerársele emisora de una declaración “imposible”. Así, la universidad se pliega tristemente y sin mayor resistencia a la situación dominante en la opinión pública, a saber, que no hace falta ya razones para denegar un posicionamiento, sino simplemente “sensibilidades ofendidas”. Y, también, que se busca cada vez más juzgar y corregir no las acciones, sino las conciencias.

Atte.

Juan Carlos Vergara

Artículos Relacionados

¡Unidos nos hacemos más fuertes para enfrentar los desafíos!

¡Unidos nos hacemos más fuertes para enfrentar los desafíos!

Mientras que la pandemia de la COVID-19 asola al mundo, la invasión Rusa a Ucrania aún está sin revelar señales evidentes…
El cambio climático y las artes

El cambio climático y las artes

El 15 de mayo, el mundo celebra el Día Internacional del Clima. La creación de esta fiesta fue una respuesta al…
Insólito | Juzgado de Garantía de Temuco decreta el arraigo nacional de médicos y enfermero imputados por fraude al fisco pero «suspendió el cumplimiento de la medida cautelar a uno de los imputados por viaje familiar programado al extranjero»

Insólito | Juzgado de Garantía de Temuco decreta el arraigo nacional de médicos y enfermero imputados por fraude al fisco…

TEMUCO – El Juzgado de Garantía de Temuco dejó sujetos a la medida cautelar de arraigo nacional al enfermero David Alejandro…